viernes, 25 de septiembre de 2009

Homenaje a Colombia y Santander en el Día Mundial del Turismo

En el día mundial del turismo, que mejor invitación a celebrar, conociendo la belleza incomparable de nuestra tierra. Un abrazo a todas y todos.
¡BIENVENIDOS A UN LUGAR SIN IGUAL!


jueves, 10 de septiembre de 2009

Septiembre 11 de 2001, una fecha para olvidar..... si se pudiera, si fuera tan sencillo.



Fue en septiembre 11 del 2001 cuando un grupo de 19 terroristas tomó el control de cuatro aviones de pasajeros en territorio norteamericano, haciendo estrellar dos de estos aviones contra el World Trade Center (las torres gemelas) en Nueva York, uno más lo hizo contra el pentágono en Washington D.C., mientras un cuarto avión se estrellaría en zona rural de Pensilvania (luego de que algunos pasajeros intentaran retomar el control del avión). El número de muertos se estima en alrededor de 3.000 personas, de 18 paises.

Los ataques aéreos tuvieron ocurrencia en menos de una hora, empezando con el secuestro aéreo del vuelo de American Airlines que cubría la ruta Boston-Los Angeles (el llamado vuelo 11). El avión despegó a las 8 de la mañana y pocos instantes después un grupo de cinco hombres armados y que al parecer portaban una bomba, tomaron el control de la tripulación y de la nave y la reorientaron hacia el Centro Mundial del Comercio (WTC por sus iniciales en inglés, de World Trade Center), en el extermo de Manhatan, Nueva York. A las 8:45 de la mañana el vuelo 11 se estrelló contra la torre norte, a la altura del piso 107; de inmedato un fuerte incendio, producto de los 20.000 galones de combustible ardiendo (que eran los requeridos en esta clase de recorridos normales del vuelo 11). Con una población diaria estimada en unas 50.000 personas trabajando en el World Trade Center, los esfuerzos de rescate se hicieron gigantescos desde el comienzo. Cuando los bomberos corrieron a ver que podían hacer contra el fuego en la torre norte, miles de trabajadores que escaparon del impacto inicial, empezaron a evacuar dicha estructura.

A las 9:03 a.m el vuelo de United Airlines que iba de Boston a los Angeles, vuelo 175, chocó contra la torre sur del WTC, matando a sus 65 pasajeros y a los tripulantes en el momento del impacto. Dicho vuelo 175 también había sido sometido por cinco secuestradores. A los pocos minutos la Agencia Federal de Aviación (FAA, Federal Aviation Administration) cerró el tráfico aéreo en los aeropuertos de la ciudad de Nueva York; las autoridades así mismo cerraron los principales túneles y puentes de la zona, incluyendo Nueva Jersey. Por primera vez en la historia la FAA ordenó el cierre del espacio aéreo norteamericano alas 9:40 a.m, ordenándose a todos los vuelos que estaban en marcha que regresaran a tierra en el aeropuerto más cercano.

Mientras tanto otro grupo de cinco terroristas secuestraron un vuelo de American AirLines y dirigió su curso contra las instalaciones del pentágono, al cuartel general militar de los Estados Unidos, en Arlington Virginia, cerca de Washington D. C.; en el momento del impacto, 9:43 a.m, hizo un gran agujero en la construcción, en su lado oeste. Se estima que 23.000 personas evacuaron el pentágono y se dio la orden de evacuar la Casa Blanca y sus alrededores.

Pero un cuarto vuelo era protagonista de la misma crisis: el vuelo 93 de United Airlines que viajaba entre Newark, Nueva Jersey y San Francisco California, fue secuestrado por cuatro terroristas. Oyendo los planes de los sediciosos y habiendo varios de ellos llamado a sus parientes por el teléfono móvil sobre la situación y sobre lo que se proponían, deciden los ocupantes evitar que este avión se convierta también en arma de ataque y dominar a los terroristas. En el forcejeo por controlar el avión, este cae a las 10:10 a.m en las cercanías de Pensilvania, al sureste. Todo el mundo a bordo murió en el impacto. Al parecer el siguiente objetivo de los secuestradores era la Casa blanca o el capitolio de los Estados Unidos, según los expertos.Pero la tragedia no había concluido. Poco antes de las 10 de la mañana, la tierra tembló alrededor del World Trade Center cuando la torre sur empezó a colapsar. A pesar de que la construcción de la misma estaba apoyada por enormes pilares de acero y había resistido el impacto inicial de la colisión del avión, el fuego intenso producido por el combustible de la aeronave, había elevado la temperatura por encima de los 2.000 °F y la estructura cedió. A las 10:05 A.M la torre sur se derrumbó, enviando toneladas de escombros en las calles de Manhatan y matando a cientos de trabajadores de rescate y empleados que seguían atrapados en la torre sur. A las 10:28 de la mañana igual sucede con la torre norte. Los edificios más altos del horizonte de Nueva York habían acabado de desaparecer entre polvo y escombros.

Discriminado las muertes ocurridas durante este siniestro, podemos afirmar que 2.602 personas fallecieron en el WTC, 246 en los cuatro vuelos secuestrados y 125 murieron en el pentágono.Más de 2.100 personas heridas recibieron asistencia médica por parte de los organismos de socorro de la ciudad de Nueva York. Al día siguiente el grupo terrorista Al Qaeda se atribuye los atentados.

Los actores claves del ataque de septiembre 11 de 2001

Según informes posteriores por parte de la comisión del 9/11, el plan del 11 de septiembre fue concebido y organizado por el terrorista paquistaní por el terrorista paquistaní Khalid Shaikh Mohammed (c. 1964 -), quien más tarde confesó ser el autor intelectual del 9 / 11 y muchos otros ataques terroristas. Bin Laden aprobó el plan.

De los 19 terroristas que ejecutaron el secuestro de los cuatro aviones, 15 eran de Arabia Saudita, mientras que los otros cuatro eran de Egipto, Emiratos Arabes, Reino Unido y El Libano.Varios de ellos, incluidos el líder del grupo, el egipcio Mohamed Atta(1968-2001), habían estado trabajando con células insurgentes en Hamburgo, Alemania, a finales de 1990. Posiblemente se hayan formado en los campos de entrenamiento montados por Bin Laden en Afganistán. Al parecer, no encajaban sus perfiles dentro del de los suicidas. Eran personas adultas, bien educadas, algunos habían vivido en Estados Unidos y Alemania durante años, integrados a sus comunidades.Del mismo modo, se sabe que los secuestradores de las aeronaves habían vivido tranquilamente su existencia, los meses previos al asalto.

Atta llegó a los Estados Unidos en el 2000. Se matriculó en una escuela de vuelo en Florida con uno de los otros secuestradores. Allí recibieron capacitación sobre como volar un jet. El resto de los atacantes llegaron cuando el verano estaba bien avanzado y algunos tomaron también clases de vuelo. Atta viajó libremente dentro de los Estados Unidos y aun al extranjero durante este lapso 2000-2001 y no se duda que haya recibido instrucciones adicionales de Al Qaeda en alguno de esos países que visitó. Atta fue el piloto del primer avión que se estrelló contra el World Trade Center. Dentro del equipaje (que no llevó para el vuelo), las autoridades encontraron instrucciones en árabe, invitando a los secuestradores a estar tranquilos en los momentos previos a la muerte y sin alarmar excesivamente a sus victimas.


Una guerra contra el terrorismo

Los ataques de septiembre 11 2001 en Estados Unidos, por los objetivos elegidos por parte de Al Qaeda, dan pie a la primera guerra entre una red terrorista y una nación. Pero la lucha contra Al Qaeda planteaba un enorme desafío: cómo ganarle a un enemigo sin territorio propio, ni ejercito, ni gobierno visible. Ya vimos la respuesta de Estados Unidos.Queda como lección que ante la nueva estrategia terrorista, se debe mejorar la seguridad en los aeropuertos y la labor de inteligencia en países. Pero sobre todo, que la globalización tiene su lado negativo (uno de los varios aspectos a considerar): puede engendrar organizaciones al margen de la ley con carácter trasnacional y con miembros en todas partes del mundo. Que la inmigración ilegal y los pasaportes fraudulentos siguen teniendo vigencia y que los grupos religiosos son fácilmente permeables a los discursos extremistas de sus líderes. Y para cerrar este comentario, que política, ideología y religión forman un poderoso coctel que puede estallar en cualquier latitud de nuestro planeta.

(Se sabe que en febrero de 2003 Mounir El Motassadeq, estudiante marroquí, fue sentenciado en Hamburgo a quince años de cárcel por su papel en el asesinato de más de 3.000 personas en las torres gemelas. Fue el primer sospechoso en ser condenado por su participación en los hechos del 11 de septiembre. Al parecer, Mounir organizó las transferencias bancarias y el pago de servicios públicos de sus compinches en Norteamérica).

Cada avión pesaba más de 200 toneladas e iba a más de 400 mph, causando graves daños estructurales a los edificios y, bloqueando las vías de escape por encima del piso 75 de la torre sur y del piso 93 de la torre norte.

El derrame de combustible dentro de los ascensores propagó el incendio por todas las plantas.

Se habló mucho del daño causado por la colisión de los aviones contra los edificios pero poco se han evaluado los efectos del combustible, específicamente kerosene (solvente refinado de petróleo), que al contacto con el aire forma una mezcla explosiva, por ser altamente inflamable y arder con llama invisible. Al calentarse a altas temperaturas, se descompone en monóxido de carbono y formaldehido. Del mismo modo, se sabe que el kerosene destruye fácilemente el plomo y el aluminio. Causa dermatitis, alteraciones en la visión, afecta el sistema nervioso central y, puede causar ceguera y sordera.

Al calentarse el acero perdió fuerza.
Parece ser que el talón de Aquiles de las estructuras eran las columnas en que se apoyaban las plantas, que tenían débiles conexiones de vigas y se habían construido con paneles prefabricados. Las vigas de acero sin protección fueron devoradas por el fuego. Al igual que los otros impactos, originaron severos incendios debido a la gran carga de combustible del avión colisionante. Hay quienes dicen que iban rumbo a estrellarse contra una central nuclear. Las torres duraron 53 minutos en llamas y tardaron 11 segundos en derrumbarse. Se dice que 500.000 toneladas de acero viajaron alrededor de un cuarto de milla y chocaron contra el suelo a 120 millas por hora. Algunos aseguran que el atrevido e innovador diseño de las torres gemelas aceleró su propia destrucción. Se comenta que los ataques recibieron el nombre código de “martes santo” y fueron previstos en una reunión de Al Qaeda realizada en Kuala Lumpur, Malasia, en enero del 2000.


Aquí les incluyo formidables y estremecedores documentales:
El vuelo 93 de United Airlines, efectuado el 11 de septiembre de 2001 por un avión Boeing 757, cubría el trayecto entre el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark (Nueva Jersey) y el Aeropuerto Internacional de San Francisco, en los Estados Unidos. Fue uno de los 4 aviones secuestrados por Al-Qaeda durante los atentados del 11 de septiembre. El avión fue tomado por 4 secuestradores y es el único que no llegó a su objetivo. Se cree que se dirigía a la Casa Blanca, pero no es nada seguro.

El vuelo con destino hacia San Francisco despegó a las 08:42 de la mañana de ese día, después de un retraso de cuarenta y dos minutos.1

Según datos oficiales, iban a bordo cuatro terroristas pertenecientes a la red terrorista Al-Qaeda, que se habían colocado en primera clase, presuntamente para estar más cerca de la cabina. Alrededor de las 9:28, los secuestradores se pusieron en marcha y sometieron a la tripulación, asesinando al menos a tres de los miembros, el Capitán Jason Dahl, el copiloto Leroy J. Homer y la azafata Deborah Welsh y también, según los testimonios contados por las víctimas que pudieron hablar por teléfono durante el secuestro, hirieron mortalmente al pasajero Mark Rothenberg, que iba sentado justo delante de uno de los secuestradores y todo hace pensar que fue él la primera de las víctimas.2

Minutos después de ser secuestrado, varios de los pasajeros y miembros de la tripulación lograron llamar a familiares para advertirles de la situación. Tras enterarse de que otros aviones habían sido estrellados contra el World Trade Center y el Pentágono, enseguida supieron que aquello no era un secuestro normal, sino una misión suicida. Todo hace pensar que fue eso lo que les hizo tomar la decisión de intentar reducir a los secuestradores por su propia cuenta y tomar ellos el control del avión.
Dos de los secuestradores se habían encerrado en la cabina de pilotaje y los 40 pasajeros aparentemente se unieron para impedir que el control siguiera en manos de los terroristas. Intentaron controlar a los secuestradores e irrumpir en la cabina, al parecer sin éxito.

Un Cessna que volaba a 600 m de altura lo detectó visualmente, luego un granjero en tierra lo vio aproximarse a gran velocidad a tierra, girar e invertir su posición volando de panza antes de desaparecer detrás de una arboleda. Se estima que impactó el suelo a 40° respecto de la horizontal y a 900 km/h.

El Boeing 757 se estrelló antes de llegar a su destino alrededor de las 10:03 o 10:06 de la mañana, 35 minutos después de que los secuestradores se hicieran con el control del aparato, en un campo abierto en Shanksville (Pensilvania). Todos los que iban a bordo murieron. Al caer en un descampado, no causó víctimas en tierra.

Un fragmento de motor, según unas fuentes, o de fuselaje, según otras, fue recuperado a 700 m del lugar del impacto, en un estanque que fue drenado durante la investigación y recuperación de restos.

Se hallaron las dos cajas negras, tanto el registrador de datos de vuelo (FDR), como el grabador de voz en cabina (CVR), este último a unos 7,5 metros de profundidad.5

Los datos del FDR han sido publicados por el NTSB.6

La transcripción del CVR fue hecha pública con motivo del juicio a Zacarias Moussaoui; el juez, sin embargo, prohibió la divulgación de la grabación misma para evitar que se repitiera una y otra vez en los medios, algo a lo que los familiares habían objetado.7

Los cadáveres se fueron identificando poco a poco, a medida que se iban desenterrando restos. Para el 20 de diciembre, la identificación de todas las víctimas se había completado; los cuatro no identificados se asociaron a los terroristas,8 ya que no se contaba con muestras de referencia de los familiares para comparar.9

Miembros de la fuerza aérea estadounidense (USAF) dijeron más tarde a la comisión del 11-S que si el avión no se hubiera estrellado antes de llegar a Washington, probablemente lo habrían alcanzado y derribado. La comisión disintió de esta interpretación, aduciendo que el ejército no supo del secuestro hasta después de que el avión se estrellara, que los cazas de Langley no estaban listos para despegar y que no recibieron autorización para disparar hasta mucho más tarde.10 

No se conoce con certeza cuál era el punto de destino de los secuestradores, más allá de que se dirigía en dirección a Washington. El informe de la Comisión del 11-S recoge como posibles objetivos el Capitolio y la Casa Blanca,10 como un ataque al poder político de los EE.UU, que iría conjunto con los ataques al poder económico (WTC) y el militar (Pentágono).

Tripulación

Pilotos:
  • Capitán Jason Dahl
  • Primer Oficial Leroy Homer
Asistentes de vuelo:
  • Lorraine G. Bay
  • Sandra W. Bradshaw
  • Wanda A. Green
  • Ceecee Lyles
  • Deborah A. Welsh

Pasajeros

Christian Adams, Todd Beamer, Alan Beaven, Mark Bingham, Deora Bodley, Marion Britton, Thomas Burnett, William Cashman, Georgine Corrigan, Patricia Cushing, Joseph Deluca, Patrick Driscoll, Edward Felt, Jane Folger, Colleen Fraser, Andrew Garcia, Jeremy Glick, Lauren Grandcolas, Donald Greene, Linda Gronlund, Richard Guadagno, Toshiya Kuge, Hilda Marcin, Waleska Martinez, Nicole Miller, Louis Nacke, Donald Peterson, Jean Peterson, Mark Rothenberg, Christine Snyder, John Talignani, Honor Wainio y Kristin White.

El FBI entregó una lista con los nombres de origen árabe que figuraban entre los pasajeros y que no pudieron ser identificados: Ahmed al-Haznawi, Ahmed al-Nami, Ziad Jarrah y Saeed al-Ghamdi.

A las 09:28:17 el piloto Jason Dahl y el copiloto Leroy J. Homer dieron la señal de auxilio llamada Mayday, comunicando que el avión había sido secuestrado. Esta señal convierte al vuelo 93 en el único de los 4 aviones que pudo comunicarse con la torre de control en el momento del secuestro.

Moving and at times harrowing documentary telling the astonishing story of the passengers and crew on hijacked United Flight 93, dubbed 'the first American heroes of the 21st century'.





The Falling Man ("El Hombre que Cae") es el título de una fotografía tomada por Richard Drew durante los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas del World Trade Center, a las 9:41:15 de la mañana. En la imagen se puede ver a un hombre caer desde la Torre Norte del World Trade Center, que seguramente eligió saltar al vacío para evitar morir abrasado por las llamas.

El 16 de marzo de 2006, la cadena de televisión Channel 4 de Reino Unido emitió el documental 9/11: The Falling Man sobre la fotografía y su historia. Se lanzó la hipótesis de que el hombre de la fotografía fuera Jonathan Briley, un técnico de sonido de Windows on the World, un restaurante en los pisos superiores de la Torre Norte.

La publicación del documento poco después de los atentados encolerizó a ciertos sectores de la opinión pública en su mayoría estadounidense. Sólo fue publicada una vez en bastantes periódicos estadounidenses, ya que recibió numerosas críticas que consideraban que amenazaba la privacidad de la persona retratada al momento de su muerte. Acto seguido, la mayoría de los medios de comunicación se autocensuraron, prefiriendo mostrar fotografías de actos de heroísmo y sacrificio.
Richard Drew, el fotógrafo, respondió a varias opiniones diciendo «Esta fotografía muestra cómo afectaron los atentados a las vidas de la gente en esos momentos, y creo que eso explica por qué es una imagen importante. No fotografié la muerte de esa persona. Fotografié una parte de su vida. Eso es lo que decidió hacer, y creo que conseguí inmortalizarlo.» 

En un primer tiempo, el reportero Peter Cheney de Globe & Mail identificó a la persona fotografiada como Norberto Hernández, aunque después la familia de Hernández aseguró que no se trataba de él.

Se estima que 200 personas se lanzaron al vacío ese día (muchas de ellas desde la Torre Norte) y no hubo tiempo para recuperar o identificar los restos de aquellos que se vieron forzados a saltar antes de la caída de las torres. Oficialmente, todas las muertes de los ataques fueron clasificadas como homicidios, excepto por las de los secuestradores de los aviones que impactaron contra las torres, consideradas como suicidas, y la oficina del médico legista en jefe de Nueva York ha afirmado que no clasifica a la gente que saltó al vacío el 11 de septiembre como suicida, asegurando que "un suicida es alguien que va a la oficina en la mañana sabiendo que se quitará la vida... estas personas se vieron obligadas [a saltar] por las llamas."








102 Minutes that changed America (literalmente "Ciento dos minutos que cambiaron [los Estados Unidos de] América") es un documental de televisión especial de History que muestra los videos y testimonios de los testigos de los ataques terroristas al World Trade Center de Nueva York que tuvieron lugar el 11 de septiembre de 2001. Su primer estreno fue transmitido sin comerciales y con un alto puntos de rating en la televisión. La película muestra en tiempo totalmente real, sin alguna edición agregada. Se pueden ver los eventos de Nueva York utilizando materiales sin editar de los periodistas ciudadanos en su mayoría aficionados y testigos sobre este acontecimiento. El documental se acompaña de un documental de 18 minutos de duración, llamado I-Witness a 9/11, que presenta testigos de primera mano que capturaron las imágenes de la cámara. Además se pueden ver mucha cantidad de información relatada que se extiende al ser agregada junto al documental. De acuerdo con esta película, se cree que las mayorías de estas imágenes del documental, estaba en posesión del gobierno de Estados Unidos, pero fue puesto en libertad a la historia años después, con una clara transmisión y visualización. El documental atrajo aproximadamente a 5,2 millones de espectadores aproximadamente. En los últimos datos, se transmitió en el Canal 4 en el Reino Unido, France 3 en Francia, History Channel en Brasil y Argentina, desde principios de los años dos mil hasta la actualidad. En Alemania se transmitió en ZDF, en el año 2009 y 2010. A+E Networks, empresa de History, fue la primera en transmitir las imágenes como un aviso publicitario el 11 de septiembre de 2001 a las 8:46 a. m., la hora exacta donde el American Airlines del vuelo 11 se estrelló en la torre número 1 del World Trade Center.





1 de septiembre de 2001, Nueva York, Estados Unidos: En una mañana normal y un cielo sin nubes, miles de personas se preparan para ir a trabajar. Entretanto un grupo de 19 terroristas armados con simples navajas secuestraran 4 aviones y causaran el peor ataque terrorista. Cabe preguntarse ¿se pudo haber evitado la tragedia del 11 de septiembre? SEGUNDOS CATASTRÓFICOS - 9/11 - NATIONAL GEOGRAPHIC




National Geographic Channel presents George W. Bush: The 9/11 Interview, a world premiere documentary that reveals exclusive, first-person insight into the former president's experience following the terrorist attacks of Sept. 11, 2001. In the most in-depth on-camera interview he has ever given on the subject, President Bush recalls what he was thinking and feeling and what drove the real-time, life-or-death decisions he faced in the first minutes, hours and days after the most lethal terrorist attacks ever on U.S. soil. Hear in unprecedented, intimate detail what he grappled with as both commander in chief, and as a man concerned for his family and fellow citizens. George W. Bush: The 9/11 Interview also takes viewers behind the scenes with extensive archival footage and exclusive materials directly from his library that open a new window into his personal experiences during that historic day that changed the face of America, and the world, forever.






On Board, The Worlds Most Powerful Aircraft, Air Force One, as events unfold on September 11th, 2001, a shocking test of the security services' ultimate nightmare scenario. On that day Air Force One became a fortress in the sky as America was forced into the War on Terror. / TOP GUN MILITARY




Live Coverage - CNN (08:48am-10:53am) September 11th 2001

Live coverage from CNN. 2nd plane attack, Pentagon, both collapses.

1st plane attack: 8:46am
2nd plane attack: 9:03am
Pentagon: 9:37
Collapse 1: 9:59-10:00am
Flight 93: 10:03am
Collapse 2: 10:28am




Live Coverage - CBS 9 Washington  (08:52am-11:17am) - September 11th 2001

Live coverage from CBS 9 Washington. 2nd plane attack, Pentagon & both collapses.
1st plane attack: 8:46am





Presidente Uribe reitera compromiso del Gobierno colombiano con la libertad de prensa



“Quiero reiterar todo el compromiso del Gobierno con los periodistas de Colombia para que ellos, en bien de la democracia, ejerzan el atributo de la libertad y el Gobierno lo único que haga frente a ellos, sea protegerlos”, indicó el Jefe de Estado.

El periodista Luis Eduardo Mantilla Gómez, hace entrega al periodista y locutor Miguel Alberto Bulla Mora, del premio "Manuel Barón Leguízamo" como mejor voz comercial de la radio y la televisión del oriente colombiano, en La Noche de los Mejores, el 27 de Noviembre de 2007

El Presidente Álvaro Uribe Vélez reiteró este jueves 10 de septiembre de 2009 en la Casa de Nariño, el compromiso que tiene el Gobierno Nacional con todos los periodistas del país para que ejerzan plenamente la libertad de prensa. Así lo manifestó el Mandatario durante la entrega de una mención especial del Ministerio de Comunicaciones al periodista, locutor y Director de la revista La Ponzoña, Luís Eduardo Mantilla Gómez. “Quiero reiterar todo el compromiso del Gobierno con los periodistas de Colombia para que ellos, en bien de la democracia, ejerzan el atributo de la libertad y el Gobierno lo único que haga frente a ellos, sea protegerlos. “Que ellos entiendan que el único compromiso del Gobierno es protegerlos plenamente para que ellos puedan cumplir con su única responsabilidad que es la responsabilidad de servir bien a las libertades”, sostuvo el Jefe de Estado.

En su intervención, el Presidente destacó los treinta años de trayectoria profesional al servicio de las comunicaciones del periodista santandereano Luis Eduardo Mantilla, de quién dijo que es un formador de opinión pública. “Lo admiramos mucho, don Luis Eduardo. Sígale sirviendo desde la trinchera del periodismo a la libertad de Colombia. Mientras en otros países cercenan las libertades, anulan, restringen los medios de comunicación, en Colombia todos los días aumentamos el respeto eficaz por los medios de comunicación y por sus actores los periodistas, aquí representados por usted a quién rendimos este homenaje”, concluyó.

martes, 1 de septiembre de 2009

Conmemoran 70º aniversario de Segunda Guerra mundial


Hace 70 años durante el siglo XX, un día como hoy en 1939, estalló la Segunda Guerra Mundial.

De forma activa o pasiva, países de todos los continentes se vieron implicados o afectados por la segunda guerra mundial, una contienda en la que naciones con siglos de civilización se enfrentaron en una escala destructiva sin precedentes.

La segunda guerra mundial fue un conflicto armado que se extendió prácticamente por todo el mundo entre los años 1939 y 1945. Los principales beligerantes fueron, de un lado, Alemania, Italia y Japón, llamadas las potencias del eje, y del otro, las potencias aliadas, Francia, el Reino Unido, los Estados Unidos, la Unión Soviética y, en menor medida, China. La guerra fue en muchos aspectos una consecuencia, tras un difícil paréntesis de veinte años, de las graves disputas que la primera guerra mundial había dejado sin resolver. La frustración alemana después de la derrota y los duros términos del Tratado de Versalles, junto con la intranquilidad política y la inestabilidad social que afectaron crecientemente a la república de Weimar, tuvieron como resultado una radicalización del nacionalismo alemán. De esta forma se produjo el advenimiento al poder de Adolf Hitler, jefe del Partido Obrero Alemán Nacional Socialista (NSDAP), o partido nazi, de ideología totalitaria, ultranacionalista y antisemita.

Después de haberse otorgado plenos poderes en 1933, Hitler, que había asumido el título de Fuhrer o caudillo del Tercer Reich, impulsó el rearme secreto de Alemania. Aprovechó la falta de decisión de las potencias europeas para oponerse activamente a sus designios y ordenó la ocupación militar de Renania en marzo de 1936, decisión que contravenía unilateralmente el Tratado de Versalles.

En ese mismo año, Benito Mussolini, el dictador fascista de Italia, que ya se había embarcado en una agresión a Abisinia (Etiopía), firmó con Hitler un acuerdo secreto germano-italiano que daría lugar al establecimiento del Eje Romano-Berlín. Al año siguiente, Italia se unió al pacto que Alemania y Japón habían firmado en 1936. Fue el llamado pacto tripartito.

Alemania e Italia intervinieron, en nombre del anticomunismo, en la guerra civil española iniciada en 1936.

La ofensiva alemana

En marzo de 1938, Hitler envió tropas alemanas para ocupar Austria, que pronto fue incorporada por plebiscito al Tercer Reich (el Anschluss). En una hábil combinación de presiones internas y externas, logró la anexión o neutralización del territorio checoslovaco en marzo de 1939. En abril del mismo año, Italia se anexionó Albania. En agosto se firmó un pacto de no-agresión entre Alemania y la Unión Soviética, en el que se establecía una cláusula secreta sobre la división de Polonia y el establecimiento de esferas de influencia soviética y alemanas en los estados bálticos y en Finlandia. Tras este atrevido acuerdo, que dejó atónitos a los gobernantes del resto de Europa, Hitler ordenó iniciar la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939. El Reino Unido y Francia declararon la guerra a Alemania dos días después. El 17 de septiembre, tropas soviéticas penetraron en la parte oriental de Polonia, que de esta forma quedó dividida entre Alemania y la Unión Soviética. A finales de 1939 se firmó un nuevo pacto por el que Alemania recibía toda la parte situada al oeste del río Bug y los soviéticos obtenían Lituania dentro de su esfera de influencia.

La Unión Soviética, aprovechando su entendimiento con Alemania, obligó a Estonia, Letonia y Lituania a admitir guarniciones militares en su territorio. Finlandia se negó a obedecer y fue atacada por tropas soviéticas en noviembre de 1939. Inicialmente, el pequeño país finés contuvo el ataque soviético, lo que despertó las simpatías de todo el mundo. La Unión Soviética no había valorado en su justa medida la voluntad de Finlandia para resistir ni los obstáculos naturales constituidos por los numerosos lagos y bosques del país. No obstante, en marzo de 1940 Finlandia hubo de pedir la paz, después de un ataque que obligó masivo de las fuerzas soviéticas que obligó a los finlandeses a replegarse.

Durante el inicio de 1939, las principales actividades alemanas se desarrollaron en el mar, incluyendo una campaña submarina muy activa contra buques mercantes con rumbo al Reino Unido. En cambio, en la guerra naval de superficie los británicos fueron en conjunto más afortunados que los alemanes.

En abril de 1940, Hitler puso en práctica la táctica de la "guerra relámpago" al ordenar la invasión de Noruega y la ocupación de sus principales campos de aviación de Oslo y Stavanger. Al mismo tiempo, los alemanes enviaron barcos de guerra al puerto de Copenhague y se introdujeron en la península de Jutlandia. La ocupación de Dinamarca era necesaria para la seguridad de las comunicaciones alemanas con Noruega.

Los acontecimientos en los países nórdicos se convirtieron en un problema de menor importancia para las potencias en los países nórdicos se convirtieron en un problema de menor importancia para las potencias occidentales cuando el 10 de mayo de 1040 se vieron sorprendidas ante el ataque fulminante de Hitler a través de los Países Bajos y de Bélgica. En este último país, la cooperación de la Luftwaffe o fuerza aérea alemana con las líneas de defensa. El 12 de mayo, los alemanes cruzaron la frontera franco-belga, y el 22 de junio, tres quintas partes de Francia, incluyendo París, estaban ocupadas. Sin embargo, buena parte de las tropas británicas en Francia, así como otros grupos de diversas nacionalidades, lograron escapar por el puerto de Dunquerque. Se firmó entonces un armisticio entre Alemania y Francia, representada ésta por el mariscal Philippe Pétain, héroe francés de la primera guerra mundial. A partir de entonces, los alemanes ocuparon todo el norte de Francia, desde la frontera suiza al canal de la Mancha y el Atlántico, y una franja de la costa atlántica desde el bajo Loira al extremo oriental de los Pirineos. El gobierno francés, con sede en Vichy, conservaba el control de dos quintas partes de Francia y de la armada y la fuerza aérea, que, sin embargo, habían de mantenerse neutrales. Mientras tanto, el general Charles de Gaulle, desde Londres, radiaba proclamas invitando a los franceses a continuar la resistencia contra los invasores alemanes.

Durante agosto y septiembre de 1940, la Luftwaffe alemana lanzó un bombardero aéreo masivo sobre el Reino Unido en un intento de debilitar al país para una invasión posterior a través del canal. Los británicos tenían a su favor un sistema de detección por radar y un tipo de caza, el "Spitfire", superior a cualquier avión alemán. En la batalla de Inglaterra se fue imponiendo fundamentalmente la Royal Air Force británica, y Hitler pospuso indefinidamente la invasión. Por primera vez, el avance alemán había sido frenado, lo que tuvo un enorme valor simbólico.

Después del fracaso intento de invasión de Grecia por parte de Italia en noviembre de 1940, Hitler incorporó sucesivamente a Hungría, Rumania y Eslovaquia al Eje. Bulgaria se unió en marzo de 1941. En abril, Alemania atacó a Yugoslavia y Grecia, que fueron invadidas a finales de mes. El estado yugoslavo se disolvió completamente, y Grecia fue ocupada por los italianos, excepto Atenas, Tesalónica y Demótica, en Tracia, así como las islas de Quíos, Lesbos, Santos, Melos y Creta, que se reservaron los alemanes para sí.

En junio de 1941, Hitler rompió el pacto de no-agresión de 1939 y atacó a la Unión Soviética. La amistad de este país, sin la que las victorias de 1939-1940 hubieran sido imposibles, ya no le era necesaria a Alemania. Unidas armadas alemanas entraron en territorio soviético y en diciembre habían llegado a los alrededores de Moscú, antes de que los contraataques y los rigores del invierno paralizarían la ofensiva.


La guerra en el Pacífico y las primeras victorias aliadas

Cuando la guerra se inició en Europa en septiembre de 1939, los japoneses, a pesar de su continuado avance en China, no veían el final de un conflicto que se les antojaba largo y estéril. La declaración de guerra del Reino Unido y Francia contra Alemania abrió al Japón la perspectiva de apoderarse de colonias europeas en el sudeste de Asia y en el Pacífico. A finales de 1940, Japón había decidido que en caso de iniciar una ofensiva, ésta tendría como objetivo las posiciones de los Estados Unidos, su principal adversario en el Pacífico. Entre el 7 y el 8 de diciembre de 1941, los japoneses bombardearon las instalaciones estadounidenses en el Pearl Harbor, Hawaii, y en las Filipinas. A continuación, los Estados Unidos declararon la guerra a las potencias del Eje.

A pesar de la ventaja inicial obtenida por medio del ataque sorpresa, Japón perdió las batallas navales decisivas del mar del Coral y de Midway en mayo y junio de 1942. En este momento, la guerra en el Pacífico cambió de signo. Japón había perdido sus portaaviones de primera línea y la mayoría de sus mejores pilotos. En lo sucesivo, las fuerzas navales de los japoneses y de los aliados quedaron igualadas. La estrategia estadounidense en el Pacífico consistía en utilizar fuerzas navales u anfibias para avanzar por las cadenas de islas hacia Japón, mientras que fuerzas terrestres en menor escala cooperaban con los chinos y los británicos en el continente asiático.

En el norte de África, los británicos, que en 1940-1941 habían eliminado fuerzas italianas mucho mayores, entablaron batalla con el Afrika Korps alemán dirigido por el mariscal Erwin Rommel. En julio de 1942, la ofensiva alemana contra Egipto fue detenida en la batalla de El-Alamein. En ese momento terminaron las esperanzas de Alemania de conseguir una victoria rápida en África. Las tropas de Rommel se encontraban exhaustas y sometidas además al acoso de los británicos. A mediados de octubre de 1942 llegaron refuerzos aliados al norte de África. La superioridad numérica sobre las tropas alemanas fue en aquel momento tan fuerte que en noviembre Rommel carecía de fuerza para resistir y ordenó la retirada. Las tropas alemanas se replegaron gradualmente hacia Túnez, hasta que capitularon en mayo de 1943.

La derrota del Eje

En julio de aquel año, fuerzas aliadas desembarcaron en Sicilia desde el norte de África. La invasión representaba una amenaza directa para Italia. Cuando Mussolini reveló al Gran Consejo Fascista que los alemanes estaban proyectando la evacuación de la mitad sur de Italia, la mayoría del consejo votó una resolución en contra de Mussolini, que dimitió y fue arrestado el 25 de julio. El rey Víctor Manuel III ordenó entonces la formación de un nuevo gobierno, a cuyo frente se puso Pietro Badoglio. Desde Sicilia, los aliados pasaron a Italia con el desembarco en Salerno en septiembre de 1943. El gobierno italiano, en cumplimiento de una pacto firmado con los Estados Unidos, declaró la guerra a Alemania en octubre de 1943. Los alemanes reforzaron sus defensas en el norte u centro de Italia y continuaron luchando duramente contra las tropas aliadas durante el resto de la guerra.

En el frente oriental, desde agosto de 1942 a febrero de 1943, los alemanes llevaron a cabo un asedio de Stalingrado (posteriormente Volgogrado) que chocó con una dura oposición y que finalmente no tuvo éxito. Las fuerzas alemanas en la Unión Soviética perdieron ímpetu. Mientras las bajas humanas y de equipo obligaban a los alemanes a abandonar su proyectada ofensiva, el ejército rojo mejoraba continuamente la calidad de su mando y aumentaba su fuerza recurriendo a sus enormes reservas de hombres. En el verano de 1943 tenía una superioridad numérica de cuatro a uno sobre los alemanes, que comenzaron a retroceder.

A partir de 1944, las fuerzas alemanas habían iniciado una retirada parcial del este con fin de prepararse para contener la invasión aliada que se esperaba en el oeste de Europa. No se sabía, sin embargo, dónde tendría lugar. La misión había sido confiada al general Dwight Eisenhower, y recibió el nombre de "operación Overlord". EL 6 de junio de 1944 (que se conocería como día D), 156.000 hombres desembarcaron en las playas de Normandía, procedentes del sur de a Gran Bretaña. Las fuerzas invasoras estaban compuestas por soldados británicos, canadienses y estadounidenses, y pequeños grupos de otras nacionalidades. Los aliados hicieron rápidos progresos en el norte de Francia gracias a su fuerza aérea, capaz de interferir decisivamente el movimiento de las reservas alemanas.

Comenzaron también en este momento las dudas y las disensiones por parte de los mismos alemanes.

Aparte del progreso de los aliados, un acontecimiento desmoralizó a los mandos alemanes: el fracaso y las consecuencias de una conspiración contra Hitler. El curso desastroso que había tomado la guerra y la alarma ante los crímenes del régimen nazi, llevaron a cierto número de civiles y de oficiales a formar una oposición secreta que decidió finalmente matar al Fuhrer. El complot fracasó y la reacción nazi fue salvaje: 200 conspiradores implicados y otras cinco mil personas más remotamente relacionadas con el complot fueron condenados a muerte. Hitler y sus fanáticos partidarios, cada vez más alejados de su pueblo, tenían todavía la esperanza de inclinar la balanza a su favor mediante el empleo de armas nuevas que los científicos alemanes estaban perfeccionando. Pero la realidad era que la superioridad aliada hacía ya completamente infructuosos los esfuerzos de Alemania. Los aliados consolidaron rápidamente su dominio de Francia y comenzaron un avance hacia el este que finalizaría con la ocupación de Alemania entre marzo y abril de 1945. Hitler ordenó la movilización de todos los hombres de edades comprendidas entre los 16 y 60 años en un intento desesperado a defender el Tercer Reich. Mientras tanto, el ejército soviético avanzó hacia el oeste y ocupó la mitad oriental de Alemania. Antes de que sus tropas estuviesen listas para el asalto final, los aliados intensificaron sus bombardeos aéreos. Esta ofensiva culminó el 13 de febrero de 1945 con una serie de cinco ataques sobre Dresde, que quedó completamente destruida.

En el momento más crítico del colapso alemán, con Berlín rodeado de tropas soviéticas, Hitler, aislado y presa de la desesperación se suicido el 30 de abril de 1945. La rendición definitiva de las fuerzas alemanas se firmó el 8 de mayo. La guerra había terminado oficialmente en Europa.

En el Pacífico, el general estadounidense Douglas MacArhur aniquiló prácticamente a la armada japonesa en la batalla naval del golfo de Leyte y abrió el camino a los Estados Unidos para la ocupación de la Filipinas, objetivo primordial de la campaña. En marzo de 1944, Manila se rindió, y en marzo y junio del año siguiente los Estados Unidos capturaron las islas de Iwo Jima y Okinawa después de una encarnizada lucha con los japoneses. Quedaba entonces libre el camino para un bombardero masivo del Japón e incluso una posible invasión. Se estaba preparando, sin embargo, algo mucho más contundente. En efecto, los Estados Unidos, a partir de experimentos alemanes, habían elaborado una bomba atómica. Harry S. Truman, quien asumió la presidencia estadounidense tras la muerte de Franklin D. Roosevelt, había estimado que la bomba atómica podía utilizarse para derrotar a Japón de tal forma que costaría menos bajas a los Estados Unidos que una invasión tradicional. El 6 de agosto fue lanzada la primera bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. Ochenta mil personas murieron abrasadas o a consecuencia de la radiación, y otras setenta mil quedaron gravemente afectadas. Dos días después, la Unión Soviética declaró la guerra a Japón, y el 9 de agosto, los estadounidenses lanzaron la segunda bomba nuclear sobre Nagasaki. Los japoneses, ante esta demostración de fuerza, se rindieron formalmente el 2 de septiembre de 1945.

La segunda guerra mundial arrojó un balance de entre 35 y 60 millones de muertos, de ellos gran número de civiles. Los bombarderos masivos de ciudades e instalaciones industriales generaron asimismo enormes pérdidas materiales. La capacidad ofensiva de las nuevas armas y tácticas de guerra (transportes y bombardeos aéreos, portaaviones, unidades de paracaídas, tanques con potentes cañones, bombas autopropulsadas -como los cohetes V-1 y V-2 que lanzaron los alemanes sobre Londres, y bombas atómicas) explica las grandes destrucciones y matanzas producidas, sobre todo, en la Unión Soviética, Alemania, Japón, Francia y el Reino Unido.

Las conferencias de paz de Teherán (1943), Yalta y Potsdam (ambas en 1945) cambiaron el mapa del mundo y sentaron las bases de un nuevo período histórico en el que la vieja Europa cedió su hegemonía a las dos nuevas superpotencias que se consolidaron durante y tras la guerra: los Estados Unidos y la Unión Soviética.